Internacional

Comunicado de solidaridad con la Juventud Comunista de Turquía (TKG) y el estudiantado turco

By febrero 24, 2021 No Comments

Desde que el pasado 1 de enero, el Presidente Erdoğan designara a dedo al nuevo rector de la Universidad del Bósforo (Boğaziçi en turco, una de las universidades más importantes del país), se han estado desarrollando numerosas protestas por parte de la comunidad educativa de forma continuada durante estos dos últimos meses.

A raíz de la reforma universitaria de 1992, los rectores de las universidades de Turquía no son elegidas por la propia universidad, sino por el propio Gobierno. En este caso, el rector asignado, Melih Bulu, es un “académico” (ya que ha sido acusado de plagio) e importante hombre de negocios, antiguo rector de otra universidad privada en Turquía y destacado cuadro político del AKP, el actual partido de Erdoğan (habiendo participado en su misma fundación). Es evidente, que su elección corresponde a criterios políticos gubernamentales y no académicos ni educativos.

Desde la polémica elección de Melih Bulu se han sucedido numerosas protestas y manifestaciones de estudiantes, profesorado y otros trabajadores vinculados a la educación. A las iniciales protestas del conjunto de la comunidad educativa de la Universidad del Bósforo, se han ido añadiendo jóvenes y trabajadores de otras universidades turcas.

Ante esta situación el Gobierno de Turquía ha respondido con represión y detenciones. La policía no sólo ha atacado a los manifestantes de forma indiscriminada sino que ha ido deteniendo a numerosos manifestantes. Por ejemplo, solamente el día 1 de febrero fueron arrestadas 159 personas. Del mismo modo, la excusa de la pandemia y las restricciones horarias han servido para actuar de forma más agresiva contra los propios manifestantes.

En todo este ciclo de movilizaciones, nuestra organización hermana en Turquía, la Juventud Comunista de Turquía (TKG), ha tenido un importante papel. Por las informaciones que nos han trasladado, su intención continuar movilizándose hasta que se garanticen algunas demandas concretas, tales como la dimisión del Melih Bulu como rector, la elección del rectorado por la propia universidad, la liberación de todos los estudiantes detenidos y el cese de la intervención y bloqueo policial de la Universidad.

Ante esta situación los Colectivos de Jóvenes Comunistas queremos mostrar nuestra solidaridad con el conjunto de la comunidad educativa turca, y especialmente con los estudiantes y nuestros camaradas de la Juventud Comunista de Turquía.

Finalmente, este episodio de represión nos sirve para sacar algunas conclusiones que no son exclusivas de Turquía, sino que son una tendencia general en el capitalismo mundial.

En primer lugar destaca el papel de la socialdemocracia con su rol de conciliador en la lucha de clases y su subordinación al poder burgués. El principal partido de la oposición, el CHP, si bien formalmente ha apoyado (tímidamente) las protestas, no ha tardado en condenar a algunos manifestantes tildándolos de “provocadores”, en especial a los alumnos que realizaron una exposición artística denunciando las medidas del Gobierno.

En segundo lugar, queda de manifiesto cómo las medidas de seguridad tomadas en el contexto de la crisis sanitaria, sirven al conjunto de los Gobiernos capitalistas, para reprimir y frenar la lucha de la clase obrera y la juventud, excediéndose así de su utilidad inicial de frenar la ola de contagios.

Dicho todo esto, reiteramos nuestra solidaridad con el estudiantado turco y su Juventud Comunista, la TKG, igualmente denunciamos la actitud del actual Gobierno turco, siendo conscientes de que los actuales sucesos en las universidades turcas muy probablemente se repliquen en nuestro país a corto-medio plazo, teniendo en cuenta el evidente empeoramiento de las condiciones de nuestro estudiantado y la comunidad educativa en general.